sábado, 26 de diciembre de 2015

Newsletter IV, SHJ (2013-2015)

Con su permiso, prefiero despachar esta nueva newsletter de manera más informal.
¿Qué hay del futuro de este proyecto que es Studia Hermetica?… Hablemos primero de su presente y pasado. Hemos disfrutado en este periodo (2011-2015) de dos cursos de posgrado universitario, una muestra de libros, cinco números académicos y tres literarios, una performance artística, así como del apoyo de la editorial Herder y de nuestra inclusión en bases de datos académicas como Dialnet, Latindex, Universia y REDIB. Se han inaugurado nuevas secciones como eXcogito o nuestra particular “academia”, y nuevos colaboradores y seguidores se han sumado a nosotros. Y no cuento, por pura discreción y educación, aquellas iniciativas descartadas o malogradas.
Pensándolo fríamente, y a pesar de ser consciente de que más no se le puede pedir a un proyecto privado y autofinanciado, me siento insatisfecho. Studia Hermetica necesita más apoyo; y no me refiero estrictamente al plano económico, sino a un mayor compromiso de publicación —de calidad— por parte de los especialistas interesados en estas cuestiones, así como más lectores (rondamos las 700 visitas mensuales) y un mayor interés por parte de los círculos académicos hispanohablantes; y en particular los españoles, sumidos en el aislamiento y la mediocridad. No obstante, comparando nuestra suerte con la de aquellas cátedras dedicadas al estudio del hermetismo en el resto de países europeos, no podemos quejarnos, pero si le soy brutalmente sincero, no me siento demasiado cercano al resto de colegas adheridos a este campo académico que se supone es el “hermetismo”, así que me trae al pairo.
Supongo que depende de a quién se le pregunte, quiero decir, entiendo que en determinados círculos académicos dotados de niveles de financiación elevados, gran prestigio, y en los que un número de investigadores razonable publica con asiduidad trabajos de una calidad científica extraordinaria (y tengo en mente a un círculo académico muy restringido cuando digo esto), a iniciativas como Studia Hermetica se las mire un poco… desde lo alto, pero a todos ellos les dedico varias preguntas retóricas: ¿cree que hubiera sido capaz de lo antedicho con unos recursos tan escasos y un apoyo tan limitado?, ¿y además viviendo en un país donde a duras penas se valora la cultura escrita, académica y científica?
¿Saben con qué me quedo de este fructífero periodo? Con el privilegio de haber podido conocer a personas únicas y de haberme dedicado a lo que realmente me gusta sin tener que pelotear o inclinarme ante nadie. Los buenos recuerdos constituyen el mayor de los tesoros.
Sin más preámbulos, he aquí los proyectos de investigación actuales y futuros, junto con sus objetivos inmediatos:
En SHJ
-The Egyptian Hermes (ss. I-V d. C.): edición de textos herméticos y neoplatónicos; nueva edición crítica restringida* de los textos herméticos en castellano.
-The Occultist Database/ The secret history of Psychology (1800-1950): edición y análisis de textos ocultistas, teosóficos, espiritistas, metapsíquicos; asimismo, junguianos y psicoanalíticos. Nueva edición crítica bilingüe, ilustrada y restringida* de Zanoni, de Bulwer-Lytton.



Si está interesado en adquirir un ejemplar, por favor, póngase en contacto conmigo en el siguiente correo electrónico: adocentyn@outlook.com. Escribiré un post ad hoc, no obstante, aclarando los pormenores de esta nueva edición y dándole mayor difusión.
-Hermes Hispanicus (ss. XVI-XVII): análisis y edición de textos de inspiración hermética escritos en lengua castellana.
En eXcogito
-The Occultist Database (1800-1950) (artistic side): creación de galerías de pintores románticos, simbolistas y expresionistas.
-Pandemonium, noir sci-fi: publicación de obras literarias y ensayos on the Futures studies.
*Con “restringido” nos referimos a que no serán ni libres ni gratuitos.
Si es usted especialista en tales materias y desea participar en su desarrollo, no dude en contactar con nosotros.
Recuerde que Studia Hermetica Journal y Azogue Journal son proyectos científicos privados y autofinanciados, no un conjunto de materiales online amateurs, por lo que si tiene en mente pedirnos apoyo académico “serio” (es decir, más allá de cuestiones básicas o generales), tenga en cuenta que esperaremos de usted una contrapartida, ya sea en forma de donación de libros, en una donación monetaria o en el intercambio profesional.
Ahora sí, ¿qué deseo para el futuro de SHJ? En primer lugar, deseo que una institución privada o pública se haga cargo de su publicación (de hecho ya lo intenté en dos departamentos de Historia Antigua de sendas universidades), con un resultado… ambiguo. Obviamente no para desvincularme u olvidarme de mi propio proyecto, que tanto me ha costado sacar adelante, sino precisamente para consolidar su viabilidad a largo plazo, aunque ello me cueste quedar relegado a un segundo plano. En segundo lugar, deseo que se convierta en un lugar de acceso restringido online y on-site dedicado al estudio multidisciplinar del hermetismo y otras corrientes platónicas y “ocultistas”, sin perder su lado divulgativo; para ello necesitaríamos un sponsor más activo y dispuesto a publicar la revista en papel, lo mismo que organizar congresos, ponencias y sesiones de trabajo anuales. Y por último, que más investigadores jóvenes se sumaran a nosotros, encauzando sus doctorados o estudios hacia estas turbias aguas del conocimiento; y digo “jóvenes” porque he descubierto durante estos años que los académicos, llegados a una edad, pierden la ilusión, las ganas y la pasión por su objeto de estudio, dejándose morir en un letargo intelectual indefinido. Y por qué no decirlo, los jóvenes (españoles e hispanohablantes) aún están desprovistos de muchos de los defectos de las generaciones anteriores: carencias filológicas y lingüísticas de toda clase, tendencia a la endogamia académica y en fin, a cerrar la mente ante las novedades interesantes que este mundo nos ofrece. Aunque por otro lado, compruebo algo abochornado cómo esos jóvenes investigadores sufren de otros defectos igualmente alarmantes: “titulitis” (el peor, quizás), falta de iniciativa y capacidad de trabajo, y servilismo acrítico (aunque creo que esto último comienza a cambiar).

Por lo demás, se han alterado ligeramente las normas de publicación, ampliando la extensión de los artículos y los ensayos a cincuenta páginas y las reseñas a diez. La razón es sencilla: en SHJ deseamos dar cabida a estudios cuyo aparato crítico necesite integrar un mayor número de referencias bibliográficas y un análisis mucho más generoso; asimismo, nos interesa ir encauzando nuestra línea editorial hacia la edición crítica (o a traducciones libres y anotadas, sencillamente) de los textos, un recurso esencial en nuestra disciplina académica. En lo que respecta a la reseña crítica, esperamos que ésta gane protagonismo en el futuro, revalorizando el venerable arte del comentario de texto sobre la brevedad y el reduccionismo a los que estamos habituados; esto es así porque en no pocas ocasiones vale más realizar un adecuado ejercicio de reflexión sobre lo ya publicado, que "expulsar" al mundo nueva literatura que poco o nada añade al entendimiento del hermetismo y las corrientes asociados a éste.  En pocas palabras, deseamos centrarnos cada vez más en los textos, compaginando un análisis filológico, historiográfico y filosófico de los mismos. En esto del hermetismo y el "esoterismo" comprobamos cómo se suelen citar las fuentes con excesiva ligereza, pasando por alto que una inmensa mayoría de éstas aún están por editar, clasificar y estudiar correctamente. 

Y finalmente, se ha alterado el aspecto estético de la revista. No es lo esencial, ni mucho menos, pero siempre nos hemos preocupado de cuidarlo. Elegancia, profesionalidad y sobriedad son los elementos que deseamos imprimir a lo que hacemos. 



En fin, que seguimos adelante, que no es poco, cerrando un año particularmente bueno, quizás el más productivo desde 2012.

Muchas gracias por seguir ahí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario